Dry F de Rotaliana, el pie de salón atemporal – BioscaBotey