Encender y apagar la luz. Un gesto mágico con Vitrum. – BioscaBotey