Volta de Estiluz, la reinterpretación del chandelier – BioscaBotey